Cat-1

Cat-2

Cat-3

Cat-4

Recientes



El Foro del Cine Venezolano (FCV) es una instancia surgida como un encuentro de toda la comunidad cinematográfica nacional, desde realizadores hasta espectadores, pasando por colectivos, comunidades, gremios, instituciones, empresas e individualidades, con el objetivo de sentar las bases para la construcción de un Plan Nacional de Cine como herramienta orientadora del diseño y ejecución de políticas públicas eficientes. 

Por tal motivo, desde 2014, el FCV ha estado discutiendo y trabajando arduamente en lo que constituyó la segunda reforma de la Ley de Cine, tarea pendiente aún, entre otros asuntos. 

Este martes 19, convocados por el FCV, diversos representantes de las 11 organizaciones que forman parte del mismo, expusieron, en la sala Millennium de Cines Unidos, desde distintas perspectivas (producción, exhibición, formación, distribución, festivales) la realidad del cine nacional en estos tiempos tan difíciles que afectan al país en general.

El coordinador del FCV, Iván Zambrano, se encargó de la introducción de esta especie de encuentro informativo haciendo un breve repaso histórico de las luchas por el alcance de los logros en el medio (Ley de Cine, creación del CNAC, de Fonprocine…) iniciados desde los años 60. También advirtió que se trataba de un primer encuentro para posteriormente continuar con reuniones puntuales con el objetivo de ahondar en los temas. 


Entre logros y amenazas actuales
De esta manera, Edgar Narváez, representante de la Asociación de Autores Cinematográficos/ANAC habló sobre el crecimiento del cine nacional y que las luchas deben continuarse hoy siempre desde una perspectiva de crear o continuar con una “política cinematográfica” sobre todo y ante todo, resaltando la participación activa y la pluralidad en todos los procesos que se tengan que llevar a cabo.

Por su parte, Bernardo Rotundo, Presidente del Circuito Gran Cine, expuso la preocupante merma que ha padecido la asistencia de espectadores a las salas de cine del país en general, teniendo como año negativo el 2016, en comparación al 2015, y la virtual recuperación que hasta agosto de 2017 ha tenido la exhibición cinematográfica. En este sentido, mediante un cuadro, se mostró que durante el 2016 hubo una caída de espectadores de un alarmante 35% con respecto a 2015 y que, por el contrario, este año hasta el mes de agosto, ha habido una leve recuperación. Asimismo, Rotundo expuso las dificultades que enfrenta la distribución y difusión de cine alternativo y de calidad dentro de esta coyuntura económica, volviendo casi imposible el estreno de películas. 

El tema de la formación, fue abordado por Luis Girón, representante de la Asociación de Formadores, Investigadores y Centros de Formación Audiovisual de Venezuela/AFICAV, exponiendo sus razones para seguir manteniendo esos centros de formación que existen no solo en Caracas (Escuela Nacional de Cine, ESCINETV, Cotrain…) sino en el interior del país (Maracaibo, Barquisimeto, Mérida, Oriente) a pesar de las carencias actuales que impiden, por ejemplo, llevar a profesionales a tener contacto con alumnos fuera de Caracas y que ha incidido en la disminución en la formación de nuevos espectadores. De aquí surge, la urgente necesidad de crear espacios de formación audiovisual en las escuelas y liceos, o siguiendo los ejemplos de Chile o Francia en donde existe el programa “Le Cinéma va à l’école (El cine va a la escuela)”. 

Isabel Caroto, de Barquisimeto, habló en representación del Sistema de Festivales y Muestras de Cine alertando que de los 25 eventos que deberían haberse realizado hasta ahora (de los casi 50 festivales y muestras que se hacen en todo el país), solo 15 se han llevado a cabo y otros han tenido que correr sus fechas debido a los costos que cada vez son más altos o a los hechos ocurridos en el país en estos últimos meses. A pesar de que los espectadores han disminuido –de 65.000 que hubo en 2016 se pasó a tan solo 39.000 en lo que va de este años-, no obstante Caroto resaltó los logros de estos encuentros pues han permitido acercar a las comunidades al hecho audiovisual, logrando formar nuevos espectadores, llegar a esos espacios donde no hay cine y, sobre todo, se ha logrado "romper con la inexistente conexión que había entre la capital y el resto del país".

El realizador y productor Carlos Malavé habló de las dificultades de hacer cine de manera independiente o con recursos provenientes del CNAC, y comparó el costo de una película en Latinoamérica (entre 300 mil y 480 mil dólares) con lo que cuesta en Venezuela (unos 12.000 dólares). La venta al exterior tampoco es alentadora pues lo máximo que llega a pagar un canal de televisión afuera por una película venezolana son 7.000 dólares y en casos muy raros unos 30.000 dólares. Sin embargo, Malavé aconseja que sigue siendo necesario optar y concursar por lo que otorga el CNAC, aun “cuando los procedimientos cada día sean más engorrosos”. 

José Ernesto Martínez de la Asociación Venezolana de Productores Cinematográficos y Audiovisuales/AVEPCA, principalmente planteó la crisis con respecto al Programa Ibermedia (Venezuela fue uno de los creadores en 1997) debido a la deuda que tiene el país con el pago como contribuyente (600.000 dólares) y lo que eso conlleva para los proyectos que aún están pendientes desde 2016. Martínez alertó que el plazo para cancelar dicha deuda termina en dos semanas y allí se decidirá la continuidad o no de la participación del país en dicho programa. También señaló que de los 8 largometrajes que debieron haberse rodado en el país en 2017, hasta ahora uno solo se ha llevado a cabo (el de Carmen La Roche, “A full resolución”) y hay otro proyecto en preproducción.

Claudia Lepage, por su parte, mostró un cuadro de cómo han venido disminuyendo las coproducciones con otros países y de las que se han estrenado desde 2013, llegándose a un solo estreno durante este año (Extra Terrestres, de la puertorriqueña Carla Cavina, distribuida por Gran Cine). Ante la coyuntura sobre el tema de las divisas, Lepage se preguntó ¿Qué tipo de cambio habrá que aplicar para las coproducciones futuras? Producir una película en el país cuesta Bs. 600 millones, equivalentes a 170 mil dólares, a la tasa del Dicom, y los aportes del CNAC no cubre ni la décima parte de ese costo, según Legape, quien afirmó que a pesar de la existencia de una “maravillosa” Ley de Cine con artículos muy provechosos pero que nunca se han podido aplicar porque existe un Reglamento enclaustrado en una gaveta de la Procuraduría General de la República. 

Finalmente, Henry Páez habló de las propuestas para enfrentar la crisis y entre ellas están la búsqueda de nuevas fuentes de financiación, reconquistar al público para el cine nacional, mejorar los productos y ampliar las ventanas de difusión nacional e internacional del cine venezolano, y, por supuesto, el 'crowfunding'.
El Programa Descubriendo Nuestros Protagonistas del Cine Venezolano del Centro Nacional Autónomo de Cinematografía (CNAC) tendrá como invitado este lunes 14 de agosto al documentalista Juan Plaza, en una Clase Magistral que se desarrollará en la Sala de Formación Román Chalbaud del Laboratorio del Cine y el Audiovisual de Venezuela “Rodolfo Santana”.

El documentalista venezolano Juan Plaza compartirá con los asistentes a la actividad su experiencia, aportes y anécdotas en el medio cinematográfico, en una Clase Magistral del Programa Descubriendo Nuestros Protagonistas del Cine Venezolano, a realizarse este lunes 14 de agosto.
    Juan Plaza cuenta con una amplia formación en la que destacan estudios de Fotografía y Artes Gráficas en la Escuela de Artes Plásticas “Cristóbal Rojas”, Realización Cinematográfica en el Centro Experimental de Cine de la Universidad Simón Bolívar (USB), Taller Libre de Video organizado por la Universidad Experimental Simón Rodríguez y la Universidad Central de Venezuela (UCV).
    Juan Plaza ha trabajado al lado de destacados cineastas en películas venezolanas como “El cine soy yo” (1977) de Luis Armando Roche, “El pez que fuma” (1977) y “Cangrejo I” (1982) de Román Chalbaud, “Se llamaba SN” (1977) de Luis Correa, “El enterrador de cuentos” (1977) de Víctor Cuchi, “Fin de round” (1992) de Olegario Barrera, y la cubana “Vidas paralelas” (1992) de Pastor Vega, entre otros.
    En lo relativo a la televisión, ha realizado producciones en formatos de unitarios, documentales, programas especiales y novelas.
    Este documentalista venezolano también ha compartido sus conocimientos como docente de talleres de fotografía y artes gráficas en Caracas, Ciudad Bolívar, Mérida, San Félix y Trujillo, organizados por la Extensión de la Universidad Simón Bolívar.
    La Clase Magistral de Juan Plaza, nuestro próximo Protagonista del Cine Venezolano, tendrá lugar este lunes 14 de agosto a partir de las 9:30 de la mañana, en la Sala de Formación Román Chalbaud del Laboratorio del Cine y el Audiovisual de Venezuela “Rodolfo Santana”, ubicada en el Centro Monaca, Piso 2, Ala Sur, Los Ruices, en la ciudad de Caracas.
    Participa en esta Clase Magistral y en todas las Clases Magistrales del Programa Descubriendo Nuestros Protagonistas del Cine Venezolano, confirmando tu asistencia con el envío de un correo electrónico a la siguiente dirección de correo electrónico: laboratorio@cnac.gob.ve.
    También puedes ser parte de esta actividad desde cualquier parte de Venezuela y el mundo gracias a la transmisión en VIVO por nuestro canal en YouTube: Centro de Cinematografía CNAC VENEZUELA.

Siguenos en Google+

FB fotos

 

Cat-5

Cat-6